martes, 22 de diciembre de 2015

Vacaciones, ese tiempo de descubrir(se)

Las vacaciones, esa palabra tan esperada durante el año. Es que todos, en algún momento del año, deseamos un momento de desconexión, sobre todo en épocas de mucho estrés. Irnos unos días a un lugar lejano, si somos del interior a nuestro pueblo, o simplemente a cualquier lugar que no nos recuerde más a todo lo que nos hace sentir pesados, sin energía, las cosas que nos representan una verdadera ancla.

Yo creo que una de las principales funciones de las vacaciones es desconectarnos y relajarnos. Son esos días en los que no necesitamos levantarnos temprano, que no tenemos que viajar al trabajo o a la facultad, que no necesitamos preocuparnos por las cosas que durante el año nos comen la cabeza. Y en esa desconexión, podemos encontrarnos con nosotros mismos y hacer cosas divertidas, iniciar una actividad que no conocíamos y que nos puede terminar apasionando, o incluso conocer a alguien.

Las mejores vacaciones, para mí, son las que no se planifican demasiado, las que se hace lo necesario para salir del lugar donde estamos, asegurar nuestra estadía en “otro” lugar y nada más. Habitualmente, planificar minuto a minuto las vacaciones es más estresante que relajante y no nos deja espacio para lo inesperado, que, como ya dije, es lo más atractivo. Por ejemplo, de chiquito, casi siempre sabía que me iba a ir de vacaciones a un lugar, pero no sabía qué iba a hacer ahí. De grande, ya no puedo ignorar tan fácilmente todos los detalles. Estaba – y muchas veces tenía que estar- más atento, dar una mano con la organización, etc. Cosas que vienen con la edad.

No hay nada más lindo que volver de unas vacaciones (“volver” no necesita ser literal, podemos tranquilamente vacacionar en donde vivimos) y descubrir que estamos cambiados, que algo en nosotros no es igual desde que decidimos pegar un volantazo y transitar por unos días por caminos distintos a los que pateamos día a día.


Al final, más allá de los lugares que podamos llegar a visitar, lo que más va a quedar en nuestra memoria es lo que experimentemos, lo que nos pase. Las vacaciones son para vivir cosas nuevas, eso es lo más valioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario